Lis Valle Menu #2

El destino, la voluntad de Dios y la agencia humana en “La vida es sueño” de Calderón de la Barca

Uno de los temas teológicos más evidentes que se abordan en la obra teatral La vida es sueño parece ser la idea del destino inevitable vis a vis la voluntad de Dios y la agencia humana. La tensión entre estas fuerzas es evidente en las luchas internas de los personajes, las decisiones que finalmente toman y el discurso final de Segismundo.

Segismundo es un príncipe que fue criado como un animal en una prisión. Su padre, el rey, le lleva al palacio para probarlo. El rey quería ver cómo Segismundo se comportaría siendo el rey, pero le hace creer que es un sueño – sólo en caso de que no pase la prueba. De hecho, Segismundo se comporta con soberbia , violencia y tiranía, así que lo llevan de nuevo a la cárcel. Los soldados lo liberan y Segismundo se convierte en su líder en una revuelta contra su padre, pero al final se comporta con sabiduría y misericordia motivado por lo que aprendió a través de su “sueño.”

A lo largo de la obra, Calderón de la Barca, comparte con la audiencia las luchas internas de los personajes, en particular de las decisiones difíciles que tienen que tomar cuando experimentan valores encontrados. Por ejemplo , Clotaldo (guardián y maestro de Segismundo) trata de decidir entre su lealtad al rey, a su hija, o al hombre que le salvó la vida, pero que deshonró a su hija.

Curiosamente, Clotaldo parece no elegir en absoluto al elegir todas sus opciones. Su proceso de pensamiento mientras decide y la justificación de sus decisiones revelan fascinantes ideas con respecto al destino y la voluntad de Dios, mientras intenta ejercer su propia agencia. Clotaldo decide honrar las tres relaciones. Él se niega a ayudar a Rosaura para matar Astolfo y en su lugar decide llevarla a un convento . Y concluye: “al elegir esta solución, soy leal al reino, soy generoso contigo [Rosaura], y agradecido con Astolfo.” La principal consideración para Clotaldo es la lealtad. De hecho, él es el único personaje que cuestiona la inevitabilidad del destino. Hacia el final de la obra Clotaldo le dice al rey que, aunque el destino sabe dónde encontrar a la gente para salirse con su plan, “no es una afirmación cristiana el decir que no se puede escapar de las crueles intenciones del destino.” Por lo tanto, Clotaldo parece favorecer la acción humana y una creencia cristiana que cuestiona la inevitabilidad del destino.

Mediante un análisis similar encontramos que el rey elige tanto el destino como la voluntad de Dios. Para él ambas cosas son la misma cosa, así que decide someterse a su destino. Él representa a la agencia humana que ayuda al destino a ser inevitable. Por otra parte, Segismundo encuentra una manera diferente, no en contra del destino o la voluntad de Dios, no ayudando al destino a lograr su objetivo, sino utilizando su agencia humana para rechazar la injusticia y la venganza; para revertir el destino y rendir su vida bajo los pies de su padre. Al así hacer, intencionalmente o no, Segismundo logra vencer.

Clotaldo es sólo un ejemplo de cómo los personajes de la obra evalúan sus opciones y consideran el destino y el Cielo, o la voluntad de Dios, en su toma de decisiones. El discurso final de Segismundo es otra manera en que el autor invita al público a considerar el poder del destino, la voluntad de Dios, y la acción humana. Al final, cada persona tiene que decidir si desafiar el destino, ayudar a que se convierta en realidad, o ejercer su libertad. Segismundo eligió esta última opción en la búsqueda de la justicia y la reconciliación en lugar de la injusticia y de la venganza.

Comments are closed.

Designed by RKA ink.